Crónica de la tercera jornada de preliminares de 2019

La noche más “fuerte” de estas preliminares no decepciona a los asistentes al teatro.

Crónica de la tercera jornada de preliminares de 2019

La que haya sido quizás la noche más esperada para los seguidores del concurso de murgas ha llegado y no ha dejado a nadie indiferente.

 

Yo no salgo

Yo no salgo abría la noche con La Paz Pandilla, un grupo de guerreros que han desertado de sus respectivos colectivos huyendo de la guerra. Ellos mismos cantan que antes que morir de pie, prefieren vivir de rodillas. Se han juntado en Badajoz y para suerte de los allí presentes han decidido formar una murga para poder difundir su mensaje pacifista. Han hecho un repaso completo de la actualidad, sin olvidar, por ejemplo, la exhumación de Franco. Se han acordado de las murgas de hace veinte años como Los Agüitas, Los Perigallos o Jarana. Contundentes y muy seguros con el trabajo que han presentado esperamos a ver si han convencido lo suficiente para ganarse una plaza en la semifinal.

 

Ahora es cuando

Se presentan por primera vez en el concurso con el tipo de un granjero y sus animales. El apoyo que reciben por parte del público es fantástico para ser una murga de primer año, aunque como ellos mismos nos contaron cuando les entrevistamos muchos de ellos ya son veteranos en este concurso. Sus pasodobles han destacado por ser bastante críticos, sobre todo el segundo dedicado al maltrato animal. Su actuación está marcada por tener un gran ritmo y músicas muy actuales y reconocidas. No nos cabe duda de que han disfrutado de su paso por el escenario del López de Ayala. Buen arranque ¡y mucha suerte en vuestra trayectoria!

 

Water Closet

Este año los Water Closet venían caracterizados de científicos famosos de la historia mundial. Empiezan la presentación tratando de explicarnos una fórmula, y antes de que puedan acabar casi de hacer la gracia con el resultado ya tienen a todo el teatro riéndose a carcajadas. Le dedican el primer pasodoble a su tipo del año pasado. El segundo por su parte se ha coronado como uno de los mejores pasodobles de la noche recibiendo un sonorísimo aplauso por parte del público, que parece compartir opinión con esta murga sobre el estado del carnaval hoy en día. Afirman que la única carrera que no han sido capaces de terminar es la de Elvas – Badajoz. Una vez más han demostrado que con este estilo tan suyo consiguen meterse al público en el bolsillo.

 

Murguer Queen

Las Murguer salen del callejón caracterizadas este golpe de ratas. Afirman moverse por la zona del ayuntamiento, como además demuestran con su telón. Su actuación llena de crítica ha repasado la actualidad del país sin dejarse fuera, por ejemplo, a La Manada. Es, además, una actuación llena de ritmo con un público bastante entregado. Se nota que han disfrutado de su actuación, sobre todo porque el año pasado no pudieron pisar las tablas del López. ¡Buena suerte en el concurso, chicas!

 

La Mascarada

La Mascarada ha vuelto al López de Ayala demostrando la calidad a la que tienen acostumbrado al público. Este año de forcados portugueses han aprovechado para criticar entre otros temas las violencia machista desde el punto de vista de un padre. Han conseguido ganarse los aplausos del público desde el minuto uno con una actuación muy activa y dinámica. La presencia además de un toro en constante movimiento ha conseguido que los asistentes no hayan perdido la atención en sus veinte minutos de actuación. Quedamos pendientes del veredicto del jurado para ver si deciden concederles otra noche en este teatro.

 

Otro quinto, por favor (Los Jediondos)

No había ni un asiento vacío en el López de Ayala. Este año Los Jediondos han presentado a Ramón, un cliente muy especial de un restaurante y a su camarero de confianza. Se la juegan en la actuación con un repertorio con dos personajes que se alternan en reiteradas ocasiones para cantar como ya hicieran los niños el año de padres e hijos. Estando presente el binomio Chiqui Mendoza – Cano es difícil que salga mal, porque la química que tienen después de tantos años es innegable. La risa del público era tal, que incluso llegaron en varias ocasiones a tapar la voz de la murga al cantar. Estamos solo en la preliminar, veremos a ver que sorpresas nos tienen guardadas para las próximas fases del concurso.

Noticias relacionadas

Comparte