Crónica de la primera noche de semifinales de 2019

Las semifinales se celebran este año tan solo en dos días: martes y miércoles.

Crónica de la primera noche de semifinales de 2019

Seis murgas han tenido esta noche la oportunidad de cantar otra vez en el López de Ayala, en una semifinal reducida de tan solo doce murgas de las que sólo la mitad se colarán en la final.

Los Mirinda

Los Mirinda han vuelto al López de Ayala con su clase de zumba. Desprenden tanta energía que casi convencen al público a unirse a sus ejercicios de aerobic. Han vuelto a demostrar que pueden encarar sin problema una semifinal, fase de la que ya son un grupo asiduo y que tienen ganas de volver a vernos dentro de tres días en la final. Han presentado dos cuplés muy críticos, donde han comentado la situación de la ciudad de Badajoz y la situación de los extremeños. Ha sido bastante gracioso el inicio en el que Yoni, el entrenador del grupo, pilla a sus alumnas hartándose a dulces. ¡Buen trabajo!

Marwan

Han vuelto a pedirnos que no le hagamos caso a otros ángeles, y que pequemos con ellos en carnaval. Los asesores del diablo han vuelto para comprobar si le había llegado el momento a alguno de los asistentes, pero por suerte no se han llevado a nadie con ellos al infierno. Eso sí, han avisado a más de un político de que no está haciendo las cosas demasiado bien y se está ganando a pulso un hueco. No han defraudado y han vuelto a hacer gala de sus voces. Han tenido un detalle precioso con una de las murgas juveniles participantes este año sacando como figurantes a dos de sus niñas, a la vez que le han dedicado un pasodoble a todas las familias que tienen varias generaciones de murgueros. Quedamos a ver a la espera de que dicen las puntuaciones del jurado.

Las Polichinelas

Por tercer año consecutivo Las Polichinelas se plantan en semifinales del concurso de murgas. No saben lo que son los nervios, ya que vienen preparadas de sobra. Han aprovechado el primer pasodoble para dar las gracias por la lealtad a sus familias y a otra de las murgas de la noche, Yo no salgo. Pero sin duda ha sido el segundo pasodoble el que más ha calado entre el público criticando a aquellos que están exigiendo mejoras para el carnaval pero se ausentan del mismo, en concreto en lo referente a los concursos. Su actuación quedó bien rematada con dos cuplés bien ocurrentes. ¡Buena suerte, Polichinelas!

Los Espantaperros

Los Espantaperros volvían a venir caracterizados de hijos de la muerte. Dedicaron su primer pasodoble a cómo el camalote está acabando con el Guadiana , y el segundo lleno de rabia hacia los maltratadores que arrebatan la vida a sus mujeres y luego se suicidan para no hacer frente a sus actos. Siguen en su línea crítica, y en esta ocasión no se han olvidado de tratar la exhumación de Franco en uno de sus cuplés. Quizás ha habido momentos en los que música y voces no han estado completamente coordinadas, pero sin duda el público presente ha disfrutado de su actuación, sobre todo con la referencia vía llamada de teléfono al siguente grupo de la noche. Habrá que esperar a mañana para ver si el jurado decide darle un hueco en la ansiada final a esta murga.

Al Maridi

¿Están ahí mis vidas? Al Maridi pasaba lista en el López de Ayala, y no cabe duda de que la gente estaba con ellos. En ambos han criticado al gobierno local, tanto por consentir el estado en el que se encuentra la ciudad como por los esfuerzos que están poniendo en convertir al carnaval en fiesta de Interés Turístico Internacional cuando luego no dejan de tomar decisiones que van en contra del desarrollo de la fiesta tal y como la conocíamos. Han sacado una serie de elementos a cambiar, como la prohibición del ruido en la calle o la apertura del comercio el domingo de carnaval. También se han hecho eco de la moda de este año de venir disfrazados de muerte, haciendo un guiño a la murga que actúo precisamente antes que ellos, Los Espantaperros. Veremos a ver que nos tienen reservado para el próximo viernes de carnaval.

Yo no salgo

Afirman ser tan cagones que no forman ni un guerrero entre todos. Hemos vuelto a visitar la trinchera de este batallón tan particular. Han sorprendido a todo el mundo con dos pasodobles de buenísima cantidad. En el primero nos hacen ver que entienden cómo el estado del concurso está fomentando el descenso de murgas participantes y cómo entienden a las murgas que han decidido trasladar sus repertorios a la calle. El segundo se lo han dedicado a sus parejas, que ha hecho las delicias de los presentes por la dulzura de sus palabras. Al hilo de este pasodoble han sacado un cuplé la mar de ingenioso que ha hecho romper en carcajadas al público. Ellos van a seguir difundiendo el pacifismo a pesar de que ya avisan de que, en lugar de pacifistas ellos quieren hacerse pacenses. Solo las puntuaciones revelarán si el jurado considera que se merezcan un hueco en la gran final.

Noticias relacionadas

Comparte