María la Robó y la difusión del carnaval

¿Quiénes llevan el Carnaval de Badajoz fuera de nuestras fronteras?

María la Robó y la difusión del carnaval

Que el Carnaval de Badajoz no tiene tanto tirón mediático como otros carnavales (menores, por lo general) españoles es algo del todo visible. Es, por supuesto, muy fácil echar la culpa de este silencio a la administración pública, críticas que a veces hacemos demasiado a la ligera. Tanto el Ayuntamiento, como la Diputación como la Junta podrían siempre hacer más de lo que hacen, pero difícilmente nos parecerá suficiente. No nos lo parecerá porque, sencillamente, no lo es.

 

Sin embargo, las campañas que desde los organismos públicos quieren promocionar el carnaval lejos de Badajoz se encuentran con dos problemas. El primero, grave, es que los medios de comunicación nacionales no consideran que lo que ocurre en Extremadura (al margen de uno o dos asuntos puntuales) sea del interés del resto de la nación. En Madrid es más vendible una Chirigota de Cádiz que una murga pacense, a pesar de que, en terminos estrictamente periodísticos, son más interesantes las segundas que las primeras. Es, por supuesto, más cómodo sacar tres o cuatro imágenes del carnaval tinerfeño que hablar de las comparsas de Badajoz.

 

El segundo problema, y este sí que es peligroso, es lo poco que apreciamos esta fiesta que, se supone, tanto nos gusta. No se puede tolerar que el miembro tonto de alguna comparsa se dedique a insultar al resto en foros públicos de Internet, o que alguien que se autodenomina murguero pretenda imponer su punto de vista, a base de críticas sin fundamento, al resto de murgas. ¿Qué puede pensar de nuestro carnaval aquel que no lo conoce y sólo le transmitimos eso?

Igualmente, es intolerable que, sólo por afán pecunario, a algunos medios de información locales les dé igual el carnaval y sólo pretendan hacer dinero con el trabajo de otros, sin importarles si la información es veraz o no. Hemos visto equivocaciones en los nombres, periodistas que sembraban la discordia entre las murgas, medios que sólo apoyaban a un grupo en concreto, ataques ad-hominem, ... ¿De verdad quieren informar acerca del carnaval, de verdad que quieren promocionarlo?

Con este panorama, ¿hay alguien que crea que el Carnaval de Badajoz es lo que es gracias a este apoyo?

Siempre se nos olvida que hay muchos pacenses que, por desgracia, han de vivir lejos de su tierra. Quienes realmente difunden el carnaval, lejos las zonas geográficas colindantes, son todos aquellos que no tienen la oportunidad de tomarse media de cachuela para desayunar cada día. Promociona nuestras fiestas el estudiante que comenta sus virtudes a sus compañeros de colegio mayor, el marido que vuelve por febrero (y con toda la familia, suegra disfrazada incluída) a Badajoz, el que habla con pasión del carnaval a su cuñado vasco.

Hace unos meses llegó a mis oídos una curiosa historia. En dos colegios, uno de Madrid y otro de Granada, la chavalería solía usar, como juego de recreo, la María la Robó que cantó la murga Los Niños en 2008. Los profesores, pacense y granadina, decidieron emplear dicha canción como parte de un juego infantil, sin saber que, más tarde, los padres les preguntarían que de dónde habían sacado esa letra tan original. Sin saberlo, y sin pretenderlo, estaban promocionando los carnavales pacenses con una fuerza infinitamente superior a la de cualquier campaña en los medios.

Como este caso, por suerte, existen cientos. La promoción que la fiesta recibe de aquellos que, por una causa u otra, han tenido que dajar su ciudad, probablemente sea la mayor (y más efectiva) campaña de márketing, a pesar de que no se suele tener en cuenta. Sirvan estas palabras como silencioso aplauso a quienes, con un poco de añoranza y mucho de alegría, difunden las bondades de la mayor fiesta de toda Extremadura al resto del mundo.

Noticias relacionadas

Comparte