Serendipity nos desespera este año

Después de cinco años de experiencia en el López, van creciendo como murga y cumpliendo objetivos.

Serendipity nos desespera este año

Siempre tratando de buscar el lado cómico a distintas situaciones, Serendipity va a desesperarnos pero, según palabras del portavoz Ricardo López, "no en plan mal". Este año se han planteado ser una murga que haga reír y guste a los aficionados. Saben que la gente se va a sentir identificada con el personaje.

Describen su actuación como impecable porque han mejorado tanto en música como a nivel vocal. Algo tendrá que ver en esto el director de la murga, que les da con una baqueta antigua cada vez que se equivocan o flojean las fuerzas en los ensayos: la mano dura se lleva bien siendo un grupo de amigos.

La experiencia la van ganando poco a poco, después de este lustro concursando todavía se refieren a sí mismos como niños aprendiendo a gatear en el fandangoso terreno que es el concurso aunque, eso sí, consideran que la evolución no decepciona. El grupo, además, apenas ha cambiado desde su debut y este año son casi al cien por cien componentes recuperados de otros anteriores.

Afirman que este año van a ser críticos con la actualidad, y comienzan hablando de ella cuando comentan que en cuanto al método del sorteo de entradas hay opiniones discordantes y que es totalmente comprensible desde su punto de vista. Para gustos los colores que suelen decir. El otro sorteo que les afecta, el del orden de actuación, no pudo dejarles mejor sabor de boca: están encantados con cantar después del descanso.

Este año Serendipity lo tiene claro: aspira a ganar en risas y en adeptos a su estilo. Esperan desesperarnos, en el mejor sentido que esa palabra pueda tener.

 

Noticias relacionadas

Comparte